La falsa creencia de que todo seguirá como siempre

La falsa creencia de que todo seguirá como siempre

Estamos en un momento de constante cambio, por ello nos sentimos abrumados, confusos y con un poco de parálisis, ¿ será miedo al qué pasará?

Si lo trasladamos al terreno del comercio online y lo juntamos con la necesidad de invertir un poco para que las cosas cambien, y no tiene por qué ser dinero, entonces viene la negación: no, no me hace falta, ya estoy bien. Ya tengo web, pero no me funciona. Esto del Facebook es para jóvenes. Bufff… No tengo tiempo.

Ya lo dice el refrán “mas vale malo conocido que bueno por conocer”…

 

Cosas que están pasando…

     -) La creencia de que todo seguirá funcionando como siempre

 

El comercio tradicional, en los últimos años y sobretodo en algunos sectores, se ha visto afectado y transformado con la presencia de Internet. Ha habido grandes cambios en el canal de venta, en el margen del producto o en la función de los intermediarios.

Algunos ejemplos claros los tenemos analizando que ha pasado en el comercio online con:

  •  La música. Se puede descargar desde cualquier dispositivo móbil, sin necesidad de ir a una tienda
  • Las agencias de viaje. Sólo recurrimos a ellas para viajes muy específicos, pudiendo comprar estancias en hoteles, restaurantes, excursiones, entradas, vuelos, etc. desde casa o incluso justo antes de entrar. Por eso muchos negocios ya invierten en la geolocalización.
  • Prensa y libros. También disponibles online, sin necesidad de desplazarnos.

 

     -Estamos delante de un consumidor mucho más experto y que sabe muy bien lo que quiere

 

  • Porqué está más informado.
  • Porqué desde su casa, en su ambiente y con tiempo por delante, tiene dónde investigar.
  • Por ello también surgen otros procesos de compra diferentes como el “showrooming”, muy extendido en EEUU y que ha llegado a nuestro país para quedarse. Consiste en que el cliente utiliza la tienda física para ver, probar y tocar los productos, para luego comparar precios en cualquier dispositivo online (que muchas veces es en el mismo momento, móvil en mano) y en muchos casos termina la compra online y no en la tienda física.

     

     -)El poder de la información real, a un clic

 

  • ¿ Te has parado a pensar como cliente? Lo cómodo que es buscar desde tu ordenador un producto o servicio, comparar características y precios, poder realizar la compra al momento y que te lo traigan a casa.
  • Y ¿ como empresa?, que desde tu mismo ordenador puedas disponer de información real (no subjetiva) de los productos que tus posibles clientes están consultando, los que están comprando y cómo repercuten tus acciones de marketing online en esas ventas, a qué nuevos clientes estás llegando y si realmente obtienes rentabilidad de todo ello.

     -) Miedo al qué dirán, a las críticas

 

Tenía un profesor de marketing en la universidad que decía “¡Bienvenidas sean las reclamaciones!” y cuánta razón tenía, pero es cierto que nos continúa dando respeto.

  • Todo ha cambiado, ¿ de verdad prefieres no saber o no escuchar lo que dicen de ti?, te habrá pasado que un cliente deja de comprar tus productos y no sabes por qué y quieres pensar que se habrá mudado de ciudad, o que ya no los necesita.
  • Tenemos la oportunidad de saber qué dicen de nuestra empresa y qué opinan de nuestros productos y debemos aprovecharlo.
  • Podemos reaccionar a tiempo, intentar participar en la conversación y ofrecer soluciones o alternativas y la única forma de hacerlo es estando dónde estén nuestros clientes (redes sociales, foros, etc.).
  • En nuestra puesta en escena (interacción, conversación, reacción ante las críticas u alabanzas, una crisis de reputación, tono de la comunicación, etc.) va implícita nuestra “cultura empresarial”, nuestros valores y nuestra imagen digital.
  • Además es un canal ideal para enamorarlos y fidelizarlos, si no lo haces tú, lo hará tu competencia por ti.

 

     -) Desconocimiento de la dimensión digital y de las herramientas de marketing online

 

  • Todavía hay empresas que no son conscientes de la importancia que tiene incorporar la actividad online a su estrategia de negocio.
  • Si antes era necesario para una empresa tener agua, luz o teléfono, ahora también es fundamental estar en Internet.
  • La resistencia a ello puede provocar, además de perder oportunidades de negocio, que tu competencia logre desbancarte del mismo.
  • Internet ha revolucionado la forma en que las personas accedemos a la información, así los buscadores se están convirtiendo en la puerta de entrada de nuestras empresas.
  • Pero  a la vez se abre un sinfín de posibilidades para que las empresas lleguen a sus potenciales clientes, a través de las herramientas de marketing online (en el momento en que tus productos o empresa aparecen en los resultados de Google mostrando lo que tu posible cliente está buscando).

 

     -) El modelo híbrido: Negocio tradicional con presencia en Internet

 

  • El comercio tradicional puede convivir con el comercio online, siempre y cuando se modernice y sus propietarios tomen consciencia de que deben tener presencia en internet, por mínima que sea.
  • Hay compras en que la experiencia del usuario online no podrá igualar al offline, pero posiblemente serán compras muy concretas, de productos y servicios muy específicos, en los que el “ir de compras” ya es la experiencia en sí misma. Porque forma parte de nuestra cultura y es considerado un acto social y de ocio, comparable al ir a un restaurante, al cine o al teatro.
  • Por esa razón, si todo lo que se ofrece, se puede comunicar y mostrar online, se puede crear esa expectativa y lograr ser la empresa escogida (entre toda la oferta online) para prestar el servicio en el lugar físico.

 

Y tú, ¿ cómo ves la situación actual? ¿ crees que los negocios tradicionales se adaptarán y acabarán estando presentes también online?  

Me encantaría saber tu opinión. ¡Coméntalo, GRACIAS!